EROSIÓN DEL SUELO

Uno de los problemas de la agricultura actual, en sistemas de cultivo extensivos de secano y en algunos de regadío, es el de la erosión del suelo.
El viento y, sobre todo la lluvia ocasionan arrastres de materiales del suelo disminuyendo su espesor y empobreciéndolo. La eliminación de las partes más finas del suelo (arcillas) y de la materia orgánica, así como de otros elementos que intervienen en la capacidad de cambio catiónico producen una disminución de la fertilidad y una degradación de la estructura.
Un interesante estudio teórico sobre erosión agraria a nivel mundial se puede ver en Greenfacts
Pero la dificultad es ¿qué hacemos a nivel práctico? Aquí es donde la información es mínima. Un estudio donde ver posibles soluciones está en Conservación y restauración de suelos. Aunque con aplicación en la cuenca del Guadalquivir es fácil de trasladar a cualquier otro lugar de características o cultivos similares.
.